Mi definición de MICRORRELATO

Una historia breve en forma de caramelo donde el escritor pone el envoltorio y el lector se lo quita para saborearlo.


SEÑALES DE HUMO es un LIBRO que recopila microrrelatos, alguna poesía y otros textos, nacidos entre los años 2008 y 2009.

Premios, reconocimientos y publicaciones varias.

Publicación de varios microrrelatos en la web de Químicamente Impuro.
Publicación de microrrelatos en la web de Breves no tan Breves
Publicación de microrrelatos en la web de El microrelatista.
Publicación de microrrelatos en la web de Poesías + Letras
Finalista mensual (noviembre) del concurso de microrrelatos organizado por "La microbiblioteca", con "De regreso".
Publicación de 2 microrrelatos, Vida postiza y Efectos colaterales, en el nº11 del fanzine Manifiesto Azul, del Colectivo Iletrados.
¡Maldita alopecia! ganador semanal del programa Hoy por hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación en el nº 17 de la revista LA BOTICA de 4 microrrelatos (Seis disparos, una bala; Tarde animada; Rompecabezas y Suma y sigue).
Principios rotos, finalista semanal (29 noviembre) en el programa Wonderland, de ràdio 4 (RNE) .
Otra noche más, finalista en la edición semanal del concurso de microrrelatos del programa Hoy por Hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación de 3 microrrelatos (Biografía de un hombre corriente por casualidad, La Cena y Sed) en el nº 8 de la revista Más Literatura.
"Hartazgo" ganador mensual del concurso de EURO-PA-LABRA (septiembre).
"Ajedrez platónico, Frustración, Otro punto de vista, ¿Rascacielos? y Sucesión hereditaria" publicados en septiembre 2011, en el número 6 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Publicación de Vida postiza en el nº5 de la revista En Sentido Figurado, julio/agosto.
Publicación de 5 microrrelatos, Ajedrez platónico, Frustración, La estudiante de arquitectura, Otro punto de vista y ¿Rascacielos? en el nº 22 de la revista Narrativas (julio-agosto 2011).
Publicación de los microrrelatos Desconocidos y Cuestión de confianza, en el nº14 de la Revista Atticus.
Ganador del 5º Certamen Internacional de Relato Hiperbreve Universidad Popular de Talarrubias con "¿Rascacielos?"

2º PREMIO en el II Concurso de Microrrelato BÚCARO con Predicción.
FINALISTA en el mes de abril 2011, con Deseos Encadenados en el concurso de micros sobre baloncesto.
Culpable de todos los cargos, Finalista en el III Concurso de Microrrelatos sobre Abogados (Febrero).
Frustración, finalista en el VII Certamen de Literatura Hiperbreve Pompas de papel.

"Ajedrez platónico", Primer Premio en el II Concurso de Microrrelatos Claves en Diagonal.

Publicación de Bipolaridad y El humo, en el nº13 de la Revista Atticus.
Mención de Honor, en el concurso de microrrelatos Caperucita en tiempos de twitter.
25 de mis microrrelatos publicados en la revista literaria Papirando 13, anuario 2010.
Nanoediciones El Desamor
Publicación de Suma y sigue, en la revista En Sentido Figurado, nº de noviembre-diciembre.

Publicación en el nº 12 de la revista Atticus, de 6 microrrelatos: ¡Ay mamá!; Cuestión de gustos; Rompecabezas; Doble vida; Seis disparos, una bala y S.O.S.
Publicación del micro Rompecabezas en el número 46 de la revista Oblogo, 25 de octubre de 2010.

El micro Rompecabezas, publicado en la web de La Esfera Cultural el 8 de octubre.

Microrrelato Ganador Semana 4-8 octubre. Radio Castellón. Cadena Ser. Debía empezar con la frase ¡Ay mamá!

El micro Otro punto de vista, publicado en la web de La Esfera Cultural el 4 de octubre.


FINALISTA mes de julio, con Incontrolable Pasión en el concurso de micros sobre baloncesto.

Finalista con el microrrelato "La Cena", en el I Concurso de Microrrelatos El Escritor Errante.

Publicación de 11 microrrelatos en el número 18 de la revista digital Narrativas, en su edición de julio-septiembre de 2010.

.


FINALISTA con 2 hiperbreves en el III Concurso SMS de Gran Canaria.

Efectos Colaterales añadido en el nº8 de la Revista Digital EN SENTIDO FIGURADO.

"Tarde animada" y "Alea jacta est" publicadas en junio 2010, en el número 2 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Ganador del Concurso Inspiración de Relatos (junto con otros 49), por el microrrelato EL TESORO.

BESO IMPOSIBLE, Mención de Honor Concurso de Minirrelatos de febrero de 2010, en la web http://minificciones.ning.com/

INMORTALIDAD, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "CUENTOS ALÍGEROS". Libro recopilado a partir del "III Premio Algazara de Microrrelatos", cuyo fallo tuvo lugar el 4 de marzo de 2010.

FINALISTA del I CONCURSO BUCARO DE MICRORRELATOS 2009, con el texto MANECILLAS ENAMORADAS.

Publicación el 14 diciembre de 2009 de La minificción "LIBERTAD DE ELECCIÓN" en el blog del reconocido periodista Mario Mactas que se encuentra en la versión digital del diario Clarín de Argentina, el diario más importante y con mayor visitas del país.

MI INFANCIA, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "MÁS CUENTOS PARA SONREÍR".
Libro recopilado a partir del " II Premio Algazara de Microrrelatos" del año 2009.

PRIMER PREMIO en el concurso de septiembre 2009, organizado en la web de minificciones.com.ar, por el microrrelato "LIBERTAD DE ELECCIÓN".

Microrrelatos inolvidables

Doble vida


He de decir que sospecho de mi mujer. Lamentablemente llevo ya un tiempo que por las noches, cuando ella cree que estoy dormido, la oigo levantarse de la cama y salir de la habitación. Y allí la espero a que vuelva durante una hora, dos y a veces hasta tres. Presiento que algo esconde. Una noche de estas la seguiré.
A la semana siguiente.
He de decir que sigo desconfiando de mi mujer. Lo tengo todo preparado. Le daré el beso de buenas noches y me haré el dormido. Intuyo que tiene otra vida.
Llegó la noche.
Se acaba de levantar de la cama, aguardo un minuto y hago lo mismo. De puntillas salgo de la habitación. Silencio. Me asomo al salón pegado a la pared mientras oigo cerrarse la puerta de casa. Corro hacia la ventana y atónito observo cómo mi mujer se aleja ¡montada en una escoba! Siempre supe que era un poco bruja, no obstante, sigo sospechando. Voy a esperar por si alguien la acompaña a su regreso.

Alzheimer


El psicólogo más avezado de la ciudad recibió en su consulta al pobre Leocadio. A sus sesenta y cuatro años, tras pasar casi cincuenta de conserje, comenzó hace unos meses a sufrir pérdidas de memoria. Una primera exploración, para proseguir aplicando las más avanzadas técnicas que facilitaran llegar a un diagnóstico certero y preciso de la enfermedad. Éstas, le permitieron penetrar en la mente del paciente. Fácilmente lo consiguió, mas rápidamente comprendió que fue un error. Las puertas del camino de vuelta se habían cerrado y era Leocadio quién poseía sus llaves.

Único superviviente


Transcurrieron cientos de años hasta que alguien hizo salir al genio de su lámpara. No vio a nadie. A su alrededor infinita soledad, un silencio ensordecedor y una quietud extrema. Un débil susurro, apenas audible, le hizo mirar hacia el suelo. Procedía de una cucaracha. – Hola me llamo Gregorio.

Beso imposible


¡Ay, mi bella princesa!
Si pudiera llegar hasta ti y superar los obstáculos que me separan de tu Paraíso… mas el hueco presente entre estos postes de madera, tan sólo me permite admirar desde la distancia tu cuerpo desnudo sobre la hierba.
Si al menos me oyeras… pero mis esforzados cánticos de amor son apenas susurros para ti.
Si me fuera posible atravesar esta barrera que nos separa ... te daría el mayor beso que jamás hayas recibido... pero soy un príncipe encerrado en un minúsculo cuerpo de sapo.
¿Qué más puedo hacer sino morir de pena?



Microrrelato que participa en el concurso de febrero de la web:
http://minificciones.ning.com/events/concurso-minificciones-febrero, a partir de la imagen, escribir minificciones que no superen las 200 palabras.

Contratiempo


El joven y bisoño mago Merlín ofrece sus trucos en espectáculos por las fiestas de los pueblos. Adivina los naipes que previamente un asistente del público muestra a sus espaldas, es capaz de sacar monedas detrás de las orejas de los niños presentes e incluso se atreve a hacer desaparecer objetos en su chistera que luego aparecen en los bolsillos de los sorprendidos y entregados seguidores. Esto último no siempre le sale a la perfección. En más de una ocasión al regresar a casa comprueba cómo se ha llevado consigo la cartera de algún pobre inocente, el pañuelo de una señora o el reloj de un caballero. Pero lo de anoche resulta más complicado de resolver: ¿cómo contactar con el dueño de unas llaves que dicen abrir las Puertas del Infierno?

Encrucijada espacio-temporal


- ¡Acelera! ¡Acelera por Dios! No tenemos tiempo que perder, el enemigo nos rodea.
- ¿Qué enemigo?
- Hazme caso y prepara tu lanza, la batalla está cerca. Que vean que, aunque pocos, somos valientes.
- ¿Mi lanza? ¿Enemigos? ¿De qué habla? En la mano sólo llevo un paraguas...
- ¡Ahí delante mi escudero! ¿No los ves? Han tomado posición. ¡Malvados gigantes! Casi tocan el cielo.
- Perdone señor, no sé quién es usted y me va a hacer llegar tarde al trabajo. ¡Sus gigantes no son más que meros rascacielos!

Seis disparos, una bala


Las cinco y media de la tarde, llueve en la calle y aunque algo adormilado en el sofá, me asalta sorpresivamente una historia para un nuevo microrrelato. Sin perder tiempo salto en busca de papel y bolígrafo y empiezo a escribir:

“Cinco integrantes de la mafia saldan sus cuentas jugándose su suerte a la ruleta rusa. El primero, tras dar un buen trago de whisky, suspira, cierra los ojos y … ¡pum! Ha tenido suerte, este es un disparo sin bala. Uno tras otro emulan a su compañero con igual resultado…”

Levanto la vista del papel pensando la manera idónea de continuar y es cuando me doy cuenta de que mi mano derecha tiene un revolver apuntándome a la sien.

Tríada


Estupor
La novela se asustó cuando le dijeron que debía pasar por el espacio que previamente lo había hecho una minificción.

Enojo
Mi frustración y soledad aumentan desde este lúgubre rincón. Al final, no importa el esfuerzo ni el talento, ni la fama ni las ventas. Como a cualquier ejemplar me colocan una etiqueta y me camuflan en la estantería junto a otros tantos. “¿N COR his? ¿Acaso no merezco una mejor distinción?”

Efímero
Tan inexorable es el paso del tiempo como la fugacidad de este microrrelato que llega a su fin.

Noche en la ferretería


Al bajar la persiana, comienza una intensa actividad en su interior. Los martillos saltan de la estantería y persiguen a los clavos hasta acorralarlos; los destornilladores se acoplan a los tornillos bailando a un lado y otro en un descontrolado frenesí; los serruchos acarician unos tarugos de madera y los taladros amenizan la velada con su sinfonía. Todos parecen contentos, salvo las tijeras que tras intentar limar asperezas deciden cortar por lo sano su relación con las que eran sus amigas y compañeras de vitrina, las limas. Y a la mañana siguiente, al subir la persiana, todo continúa en su sitio ordenadamente como si nada hubiera pasado. Todo menos una enamorada llave inglesa incapaz de separarse de su tuerca prometida.

Dimensión inesperada


Se conocieron en Internet y no dudaron en intercambiarse las direcciones de correo. Al principio mantuvieron contactos cibernéticos esporádicos. Pero poco a poco la relación fue en aumento hasta que decidieron salir del anonimato de la red y quedaron en un bar para tomar unas copas.
Risas y más risas, miradas cómplices, roces cargados de electricidad...
“¿Y si vamos a mi casa?” –dijo ella.
Al llegar, directos al dormitorio. La atracción contenida explotó cual corcho de botella de champán. Todo parecía perfecto hasta que algo cambió el rumbo de esta historia:
“Aunque seas microrelatista entiende querido que a mí el tamaño sí me importa"–dijo ella.

Herejía


No quedaban libros que salvar cuando llegué a las Puertas del Infierno: sus cenizas significaron el peor y más cruel de los castigos.


Inmortalidad


El abuelo Leocadio, el más querido por los chavales del barrio disfrutaba viéndoles corretear por la plaza.
Siempre tenía algo en los bolsillos que ofrecer. Unas veces eran caramelos, otras canicas y otras, cromos.
También les entretenía contando historias a la salida de la escuela, rodeado con gran expectación.
-¡Qué bueno es Leocadio!- decían los niños.
Hubo un día que no le encontraron; sólo su bastón caído en el suelo recordaba que aquél era su banco.
Los niños tristes y preocupados quedaron, hasta que uno de ellos se atrevió a levantar el bastón del suelo. Con gran sorpresa viajó a la velocidad de la luz hasta una granja donde Leocadio, más joven, le enseñó a ordeñar una vaca.
Tras él, el bastón pasó a otro niño y en cuestión de un minuto aprendió a manejar un arado para segar en el campo.
Otro niño paseó por la montaña con el abuelo mientras le enseñaba la cueva donde se refugió durante la guerra civil.
Y así fue como Leocadio siempre estuvo presente.