Mi definición de MICRORRELATO

Una historia breve en forma de caramelo donde el escritor pone el envoltorio y el lector se lo quita para saborearlo.


SEÑALES DE HUMO es un LIBRO que recopila microrrelatos, alguna poesía y otros textos, nacidos entre los años 2008 y 2009.

Premios, reconocimientos y publicaciones varias.

Publicación de varios microrrelatos en la web de Químicamente Impuro.
Publicación de microrrelatos en la web de Breves no tan Breves
Publicación de microrrelatos en la web de El microrelatista.
Publicación de microrrelatos en la web de Poesías + Letras
Finalista mensual (noviembre) del concurso de microrrelatos organizado por "La microbiblioteca", con "De regreso".
Publicación de 2 microrrelatos, Vida postiza y Efectos colaterales, en el nº11 del fanzine Manifiesto Azul, del Colectivo Iletrados.
¡Maldita alopecia! ganador semanal del programa Hoy por hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación en el nº 17 de la revista LA BOTICA de 4 microrrelatos (Seis disparos, una bala; Tarde animada; Rompecabezas y Suma y sigue).
Principios rotos, finalista semanal (29 noviembre) en el programa Wonderland, de ràdio 4 (RNE) .
Otra noche más, finalista en la edición semanal del concurso de microrrelatos del programa Hoy por Hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación de 3 microrrelatos (Biografía de un hombre corriente por casualidad, La Cena y Sed) en el nº 8 de la revista Más Literatura.
"Hartazgo" ganador mensual del concurso de EURO-PA-LABRA (septiembre).
"Ajedrez platónico, Frustración, Otro punto de vista, ¿Rascacielos? y Sucesión hereditaria" publicados en septiembre 2011, en el número 6 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Publicación de Vida postiza en el nº5 de la revista En Sentido Figurado, julio/agosto.
Publicación de 5 microrrelatos, Ajedrez platónico, Frustración, La estudiante de arquitectura, Otro punto de vista y ¿Rascacielos? en el nº 22 de la revista Narrativas (julio-agosto 2011).
Publicación de los microrrelatos Desconocidos y Cuestión de confianza, en el nº14 de la Revista Atticus.
Ganador del 5º Certamen Internacional de Relato Hiperbreve Universidad Popular de Talarrubias con "¿Rascacielos?"

2º PREMIO en el II Concurso de Microrrelato BÚCARO con Predicción.
FINALISTA en el mes de abril 2011, con Deseos Encadenados en el concurso de micros sobre baloncesto.
Culpable de todos los cargos, Finalista en el III Concurso de Microrrelatos sobre Abogados (Febrero).
Frustración, finalista en el VII Certamen de Literatura Hiperbreve Pompas de papel.

"Ajedrez platónico", Primer Premio en el II Concurso de Microrrelatos Claves en Diagonal.

Publicación de Bipolaridad y El humo, en el nº13 de la Revista Atticus.
Mención de Honor, en el concurso de microrrelatos Caperucita en tiempos de twitter.
25 de mis microrrelatos publicados en la revista literaria Papirando 13, anuario 2010.
Nanoediciones El Desamor
Publicación de Suma y sigue, en la revista En Sentido Figurado, nº de noviembre-diciembre.

Publicación en el nº 12 de la revista Atticus, de 6 microrrelatos: ¡Ay mamá!; Cuestión de gustos; Rompecabezas; Doble vida; Seis disparos, una bala y S.O.S.
Publicación del micro Rompecabezas en el número 46 de la revista Oblogo, 25 de octubre de 2010.

El micro Rompecabezas, publicado en la web de La Esfera Cultural el 8 de octubre.

Microrrelato Ganador Semana 4-8 octubre. Radio Castellón. Cadena Ser. Debía empezar con la frase ¡Ay mamá!

El micro Otro punto de vista, publicado en la web de La Esfera Cultural el 4 de octubre.


FINALISTA mes de julio, con Incontrolable Pasión en el concurso de micros sobre baloncesto.

Finalista con el microrrelato "La Cena", en el I Concurso de Microrrelatos El Escritor Errante.

Publicación de 11 microrrelatos en el número 18 de la revista digital Narrativas, en su edición de julio-septiembre de 2010.

.


FINALISTA con 2 hiperbreves en el III Concurso SMS de Gran Canaria.

Efectos Colaterales añadido en el nº8 de la Revista Digital EN SENTIDO FIGURADO.

"Tarde animada" y "Alea jacta est" publicadas en junio 2010, en el número 2 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Ganador del Concurso Inspiración de Relatos (junto con otros 49), por el microrrelato EL TESORO.

BESO IMPOSIBLE, Mención de Honor Concurso de Minirrelatos de febrero de 2010, en la web http://minificciones.ning.com/

INMORTALIDAD, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "CUENTOS ALÍGEROS". Libro recopilado a partir del "III Premio Algazara de Microrrelatos", cuyo fallo tuvo lugar el 4 de marzo de 2010.

FINALISTA del I CONCURSO BUCARO DE MICRORRELATOS 2009, con el texto MANECILLAS ENAMORADAS.

Publicación el 14 diciembre de 2009 de La minificción "LIBERTAD DE ELECCIÓN" en el blog del reconocido periodista Mario Mactas que se encuentra en la versión digital del diario Clarín de Argentina, el diario más importante y con mayor visitas del país.

MI INFANCIA, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "MÁS CUENTOS PARA SONREÍR".
Libro recopilado a partir del " II Premio Algazara de Microrrelatos" del año 2009.

PRIMER PREMIO en el concurso de septiembre 2009, organizado en la web de minificciones.com.ar, por el microrrelato "LIBERTAD DE ELECCIÓN".

Archivo del blog

Microrrelatos inolvidables

Repaso al 2010

Hoy hago un alto en el camino y me dispongo a dar un repaso del año 2010, un año en el que mis mejores expectativas se han visto rebasadas con la llegada de publicaciones y distintas menciones a microrrelatos de mi autoría. Además los visitantes y comentarios presentes en este blog también han crecido de manera notable. Hechos que no hacen más que animarme a seguir en esta labor, agradeciendo a todos su colaboración.

* Premios:

- “El Tesoro” fue uno de los 50 ganadores de la I Edición del Concurso Inspiración Vinos de la España de don Quijote.
- Ganador semanal, del 4 al 8 de octubre, del Concurso de Radio Castellón, Cadena Ser, con “¡Ay mamá!”
- Finalista con 2 hiperbreves en el III Concurso SMS de Gran Canaria
- Finalista con “La Cena” en el I Concurso de Microrrelatos El Escritor Errante
- Finalista en julio con “Pasión por el basket” en el Concurso de Basket Confidencial
- Finalista en el Concurso Caperucita en 140 caracteres, organizado por Cuentos y más, la página de los cuentos cortos.
- Finalista en el II Concurso Claves en Diagonal con “Ajedrez platónico” (todavía pendiente del fallo final)


* Publicación de:

- “Inmortalidad” en el libro Cuentos alígeros
- “Tarde Animada” y “Alea Jacta Est” en el nº2 de A Contrapalabra
- “Efectos Colaterales” en el nº8 de En Sentido Figurado
- 11 microrrelatos (Enroque, Alea jacta est, Suma y sigue, Efectos Colaterales, El Truco Final, Vidas cruzadas, Seis disparos, una bala, Único Superviviente, Contratiempo, Fantasma y Consejos Vitales) en el nº18 de Narrativas
- 23 microrrelatos (Suma y sigue; Tarde animada; Seis disparos, una bala; Alea jacta est; Consejos vitales; Corrupción; Enroque; Vida postiza; Protagonista en apuros; Invisible; Naufragio; Acusado; Vidas cruzadas; Rompecabezas; Máxima expectación; Enigmática infertilidad; Efectos colaterales; Sucesión hereditaria; Retorno; Y Decirte adiós; Adiós virginidad; Norte vs Sur; ) en la web de Químicamente Impuro
- “Biografía de un hombre corriente por casualidad” en la web de Breves no tan breves
- 6 microrrelatos (¡Ay mamá!; Cuestión de gustos; Rompecabezas; Doble vida; Seis disparos, una bala; S.O.S.) en el nº 12 de la Revista Atticus
- 25 microrrelatos (Enroque; Juan 13:34; ¡Adiós virginidad!; Doble vida; Asesino en serie; Único superviviente; Seis disparos, una bala; Dimensión inesperada; Herejía; Vida postiza; Efectos colaterales; Tarde animada; Consejos vitales; Feliz aniversario cariño; El grumete; S.O.S.; Corrupción; Máxima expectación; Biografía de un hombre corriente por casualidad; Inexplicable invisibilidad; La cena; Rompecabezas; Otro punto de vista; Cuestión de gustos) en la Revista Papirando, en su nº13, el Anuario
- "Rompecabezas" en el nº 46 de Oblogo

* Y como colofón, dedicación el 5 de diciembre del programa de Radio AM 750 de Buenos Aires, “Nadie, nada, nunca” a mi blog con la lectura de 10 microrrelatos (Tarde animada; Consejos vitales; El Tesoro; Inmortalidad; Máxima expectación; 6 disparos, 1 bala; Suma y sigue; Biografía de un hombre corriente por casualidad; Efectos colaterales; Manecillas enamoradas)

En definitiva un muy buen año, donde he visto premiado todo el esfuerzo y pasión invertida en este mundo de lo breve.
Gracias a todos por estar ahí.


Un saludo indio y feliz 2011.

Despidiendo el año


Traviesos animales
Cuando Melchor, Gaspar y Baltasar llegaron a la casa de Hansel y Gretel, comprobaron que hasta el árbol de Navidad era de chocolate. Pactaron resistir la tentación para no dejar huellas. Pero no contaron con sus camellos. Las manchas en sus dientes les delataron.


Noche de ilusión
Llegó la noche de Reyes y éstos, montados en sus camellos recorrían las calles, abrigados con sus capas y transportando los juguetes que los niños les habían pedido.
Al llegar a la primera casa, les sorprendió que de entrada no había ni árbol de Navidad, ni zapatos con comida para los camellos ni siquiera niños durmiendo. Pero lo peor es que lo mismo se encontraron en la siguiente y en la siguiente y en todas las que visitaron. Los niños habían desaparecido.
- ¡Melchor! ¡Melchor! ¡Despierta! Estás teniendo una pesadilla. Bebe un poco de agua que dentro de unas horas partiremos hacia Occidente.


¡Ojala!
Mario es un niño de seis añitos, huérfano desde los tres. Estas Navidades está un tanto alterado porque en su clase han ido pregonando que los Reyes son los padres. Él lo niega y se pregunta que si así fuera, quién le dejo los regalos que pedía los últimos años.
La noche del cinco al seis, se ha propuesto no dormir, vigilará el árbol para comprobar si con suerte, sus compañeros están en lo cierto.


Proposición
Tengo treinta años, no tengo hijos ni marido. Tampoco perro ni mascota alguna. Este año he escrito una carta a los Reyes Magos. Les he dicho que he sido una chica muy mala y que merezco carbón. Pero también les he dejado claro que soy capaz de hacer las delicias de cualquier hombre. Creo que no se olvidarán de pasar un ratito por la dirección que en mayúsculas les he apuntado. La foto, sin ropa, ayudará.


¡Me la pido!
¡Mira esa muñeca papá! La que tiene el pelo largo y liso, negro como el azabache, la nariz respingona y los ojos verdes. Sí, la que lleva falda vaquera y camisa blanca. ¡Me la pido!
¡Y mira esa otra mamá! La rubia de media melena y de ojos azules, con una peca en la mejilla, subida en el taburete. Nos ha dicho hola. ¡También me la pido!
- Hijo mío, me parece bien que te pidas todas, pero tienes treinta y cinco años, mujer e hijos. ¿Para qué quieres otra?

Tres en uno


Inocentes cerditos
Disfrazado de Papá Noel, el lobo se sabía victorioso.

Bolas de Navidad
Mamá cocina la cena de Nochebuena; papá, pandereta en mano canta villancicos acompañado de mis tíos, Santiago y Manuel, tan animosos como siempre; mis tías, Carmen y Milagros, preparan la mesa mientras cuchichean entre risitas; y mis primos, juegan en el pasillo nerviosos por la llegada de Papá Noel.
De mi, nadie parece acordarse.
De nada sirven los gritos, ni los golpes que buscan resquebrajar esta esfera que me atrapa. Y lo peor es que temo el momento de acabar de nuevo en una caja de cartón, guardada hasta el siguiente año. Y ya van cuatro.

El árbol de Navidad
De Papá Noel este año no hemos tenido ni rastro, salvo su traje a punto de desaparecer engullido en la tierra del macetero.

La Diosa Fortuna


El pueblo había sufrido uno de los peores años en cuanto a pérdidas de puestos de trabajo se refiere. Eran malos tiempos.
Sonia, una mujer que se quedó en el paro tres meses atrás, había gastado mucho dinero en números de lotería, más que ningún otro, y la mayoría compartidos con familia, amigos y amigas... Su esperanza estaba depositada en esas bolitas y en esos niños de San Ildefonso. Incluso había pasado muchas horas rezando en la iglesia, pidiéndole a Dios que su suerte cambiara.
Al día siguiente del sorteo todo el mundo se preguntaba dónde se había metido Sonia. El párroco, también había desaparecido.

Al descubierto


Con las yemas de mis dedos recorro las líneas de tu piel. Y descubro, sin querer, tu secreto: lamentablemente para los tres, leo que su nombre es Toño.

¿Rascacielos?


Recientemente instalaron un nuevo ascensor en el edificio; el anterior se atascaba cada dos por tres y subir hasta el octavo piso suponía un gran esfuerzo.
El día que lo estrené, descendiendo hasta la planta calle, durante el trayecto sucedió que primero me creció el pelo (cuando ya era calvo hacía un par de años), luego noté en la cara acné juvenil y finalmente, justo cuando el ascensor se detuvo, me encontré babeando, a cuatro patas y con pañales.
Desconcertado, alcé la cabeza hacia arriba y los botones quedaban altísimos.
Ante la ausencia de vecinos, tan sólo pude gatear escaleras arriba con la suerte de que ya en el primer piso, me crecieron los dientes y en el segundo, aunque inestable, mi cuerpo se enderezó.
Ahora voy por el piso setenta, ayudado por un bastón.

A Dios rogando y...


Las nuevas campanas de la iglesia repican con más fuerza que sus predecesoras. En la mesa los platos siguen vacíos.

Rivalidad extrema


Todo está preparado, la televisión enchufada y colocada en medio del salón y el balón en el punto central del terreno de juego.
A la izquierda, mi padre con la bufanda azulgrana y la camiseta de Iniesta y a la derecha, mi madre con la bufanda blanca y la camiseta de Ronaldo.
Se palpa la tensión pero al principio predominan las buenas maneras, mi padre le guiña un ojo a mi madre, y ella le devuelve una carantoña en la mejilla. Los capitanes se estrechan la mano demostrando su amistad.
El resto, es una historia que se repite con cada partido. Emoción, tanganas, errores arbitrales, goles, un espectáculo donde con el pitido final, a unos les tocará sonreír y a otros, llorar, los jugadores irán a los vestuarios y mis padres, a su dormitorio cerrándose la puerta. Y aunque sigo sin entenderlo, soy todavía muy pequeño, una vez me dijeron que era terreno neutral donde solucionaban sus diferencias haciendo el amor y no la guerra.


Este microrrelato participa en el concurso de Microrrelatos Futboleros de Castillos en el Aire.

Caperucita en Tiempos de Twitter


Lobito Rojo ¿Dónde vas? –le preguntó Caperucita Feroz.


Este hiperbreve ha merecido Mención Especial en el Concurso Caperucita en Tiempos de Twitter.
El jurado, conformado por los escritores Juan Sasturain y Sandra Bianchi, dio a conocer el nombre del ganador, Elisa de Armas (a quien doy la enhorabuena) y decidió también otorgar algunas menciones especiales.

Un poco de todo

Al parecer uno de los microrrelatos que presenté para el II Concurso de Claves en Diagonal, Ajedrez platónico, ha sido seleccionado como finalista, veremos a ver qué pasa. Más adelante lo pondré aquí, en este blog.

Por otra parte, la Radio AM 750 de Buenos Aires, que dirige Eduardo Aliverti, el pasado domingo en el programa "Nada nadie nunca", de 21 a 22 horas (de allá), se centró en mi página con la lectura de 1o de mis microrrelatos. Todo un placer y una experiencia atractiva. Más adelante cuando disponga del archivo, intentaré colgarlo en este blog.

Y para finalizar un nuevo hiperbreve sin título:


Los rayos de luz de la mañana penetraron amenazadores a través de la ventana. Por fortuna, y con suma habilidad, guardé mis sueños entre las sábanas.

Supervivencia


Cierro los ojos e imagino que tengo en mis manos fajos de billetes de todos los colores. Se me caen, incluso, de ellas. Me pongo nervioso. Y decido ir a buscar un banco donde mi dinero esté seguro. Sólo entonces, consigo relajarme. Pero mi mente empieza a pensar en qué invertir. ¿Pedir un préstamo para una vivienda? ¿Comprar un coche? ¿Realizar un viaje?
Abro los ojos y veo mis manos vacías. Me rodea el mismo desierto de hace un rato y el sol nubla el horizonte. Mis labios secos tan sólo piden ahora un poco de agua.

¿Estás ahí?


Del río que sonaba pude rescatar violines, arpas, pianos y trompetas. Sigo buscando al director de orquesta.

22-04-1616


Avelino pronto se aficionó a la lectura. De niño devoraba los libros de “Los Cinco en Peligro”, de “Los Hollister” y los de “Elige tu Propia Aventura”.
Creció y ningún clásico de la literatura se le resistía. Desde “La Celestina” de Fernando Rojas a “La Odisea” de Homero, pasando por “Así Hablo Zaratustra” de Nietzsche y “Crimen y Castigo” de Dostoievski.
Pero cuando llegó a sus manos un ejemplar de “El Quijote”, sintió algo especial. Las aventuras y desventuras del ilustre hidalgo y su escudero, de los molinos y gigantes, le apasionaron de tal manera que nació en él una obsesión por descubrir más y más acerca de su autor, y olvidarse del resto.
Empezó a estudiar cada detalle de Cervantes, viajó a Alcalá de Henares, su lugar de nacimiento, y recorrió cada rincón que tuviera relación con él. En Internet, usaba de nick, Miguel de Cervantes, y cambió la foto de presentación en su Facebook.
Incluso cuando se miraba al espejo ya no se veía como Avelino.
Sabía tanto del Quijote y de su autor que impartió conferencias, concedió entrevistas en radios y televisiones, le publicaron entrevistas y algún que otro libro.
Un día se dio cuenta de la fecha que indicaba el calendario y le temblaron las piernas.

Papirando 13 anuario


Sirva esta entrada para informar que 25 de mis microrrelatos han sido añadidos al anuario de la revista Papirando, una revista literaria bimensual, dirigida por Carlos Pablo Lorenzo.
Para su descarga aquí.


Un saludo indio a tod@s

Convivencia


Esta mañana he vuelto a encontrar la tapa del váter levantada. Su excusa es que a esas horas tiene prisa y no se da cuenta.
Claro que debe ser por eso que también deja la pasta de dientes sin tapar, el albornoz sin colgar en la percha, el pijama con las zapatillas esparcidas en el suelo del pasillo camino a la cocina, el tetrabrik de leche fuera del frigorífico, el bote de mermelada sin cerrar y la taza del café, lejos del lavavajillas.
¡Qué desastre!
Esta mañana, además, en la puerta cuelga una nota:
“Cariño, se me acabó el tabaco. Te tomé prestados tus dos últimos cigarrillos. Te quiero.”

La Rueda – Finalista en Cuenta 140


El olor del caucho de una rueda me devolvió la consciencia. El ruido de una sirena me hizo presagiar lo acontecido segundos antes.

Norte vs Sur


En algún lugar del mundo, atraídas por el inicio de unas suculentas rebajas, corren cientos de personas, para lograr ser las primeras en alcanzar el ofertón, la ganga o el 2x1. Incluso, llegado el caso, si es menester, aplastarán al vigilante jurado de los almacenes.
En algún lugar del mundo, atraídas por un suculento trozo de pan que llevarse a la boca, cientos de personas, trabajan de sol a sol en condiciones inhumanas. Incluso, llegado el caso, si es menester, serán aplastadas por la avaricia del mundo desarrollado.

A mi me empiezan a entrar dudas


¿?
A mi me empiezan a entrar dudas en cuanto cierro la puerta de casa, me monto en el ascensor, pulso el botón de la planta baja y mi cabeza no para de ronronear:
“¿Habré apagado la luz de la cocina? ¿Habré cerrado el grifo del lavabo? ¿Habré recogido la ropa del tendedor por si llueve? ¿Habré desenchufado el televisor?”
Nunca tengo un viaje tranquilo.
Y lo peor es cuando antes de llegar al final del recorrido me acuerdo de que acabo de dejar a mi bebé solo en la bañera. ¿O estaba con su madre?




Confusión
A mi me empiezan a entrar dudas nada más notar que estamos perdiendo altura inexplicablemente.
Aunque me mantengo callado.
La situación empeora cuando mi madre se pone a gritar como una loca, mi hermana, pálida, me agarra la mano con fuerza y a mi se me hace un nudo en la garganta que apenas me permite respirar.
Sigo callado.
La voz del piloto intenta tranquilizarnos argumentando que lo tiene todo bajo control. Pero a través de la ventanilla podemos apreciar cómo el suelo continúa acercándose cada vez más.
Y ya no me puedo callar.
¡Papá! ¡Los coches no vuelan!

El Verdugo


El verdugo al finalizar su agotadora jornada, regresó a su casa. Después de lavarse las manos, hizo el amor con su mujer.



Finalista mes noviembre Concurso microrrelatos Cuenta 140 (Tema: el verdugo, en homenaje a Berlanga)

Vampiro


Si fuera un geógrafo, trazaría mapas recorriendo los poros de tu piel.
Si fuera un músico, compondría una melodía al compás de los latidos de tu corazón.
Si fuera un escultor, serías el molde de mi obra maestra.
Pero esta noche saciaré mi apetito con la sangre que brote de un mordisco en tu cuello.

Nanodivorcios


Hasta aquí hemos llegado. Su firma. Adiós.

No Comments en Nanoediciones


Sigo con la racha, esta vez en Nanoediciones.

El administrador de dicho espacio, Julio Igualador (Iulius), ha tenido el detalle de confeccionar y publicar un nano con seis de mis micros, con el denominador común de "El Desamor".
Todo un honor.

Para descargar la serie "El Desamor", pulsar aquí.

Una publicación y una participación

Vamos por partes.

En cuanto a la publicación, parece que estoy en racha, esta vez se trata del microrrelato Suma y sigue, en el número de noviembre-diciembre de la revista En Sentido Figurado.
Para descargarla aquí.



La participación se refiere a un micro para el Concurso de Microrrelatos Electrónicos del FNAC. Este concurso requería realizar un micro a partir de la frase "Por fin tenía en mis manos un libro electrónico..."
El plazo de presentación se cerró ayer.
Y el método de valoración es doble, por un lado se escogerán 5 finalistas por un jurado y otros 5 por votación popular (es la que menos me gusta).
Os dejo a continuación el micro presentado y si queréis votar por él, aquí.



Cuestión de preferencias
Por fin tenía en mis manos un libro electrónico con sus tapas de piel y dieciséis tonalidades de grises. Me había imaginado muchas veces este momento, aunque nunca pensé que pudiera ser tan intenso.
Fue un flechazo a primera vista.
Nada más alcanzar el mostrador su pantalla me cintiló descaradamente. Y no pude resistir la tentación.
En el pasillo contiguo mi mujer y mis dos hijas me miraban atónitas. Me habían pillado pero no importa. Con el corazón acelerado les diré que este año volveré a ponerme la cazadora de los últimos tres inviernos.

Microrrelatos en la Revista Atticus

Sirva esta entrada para informar que en la revista Atticus nº 12, noviembre, se han publicado 6 de mis microrrelatos. Comparto número con otro ilustre, Daniel Sánchez Bonet, todo un honor.

Para descarga la revista: aquí.



Un saludo indio a tod@s

Y decirte adiós


Los aviones, al llegar la noche cruzan el océano sin cesar, uno tras otro. También lo hacen las estrellas fugaces. Y yo, asomado en la ventana de mi habitación, intentaré no dormir. Quiero verte pasar.

Oblogo y Rompecabezas

Os cuento que mi microrrelato Rompecabezas, ha sido publicado en el número 46 de la revista Oblogo, una revista que busca difundir las nuevas voces e ideas que resuenan en Internet.




Podéis descargarla aquí.


Un saludo indio

Día D


Una tarde de primavera repicó mi corazón al verte pasear; hoy laten las campanas.

Retorno


La guerra había terminado. Los soldados recogieron sus pertrechos y limpiaron los tanques, fusiles y el resto del armamento. Los generales guardaron sus medallas y limpiaron sus uniformes. Todos pensaban en regresar a casa para abrazar a sus familiares. Y todos regresaron. También, junto a ellos, los fantasmas de los fallecidos en combate.

Más nanorrelatos


Nanomodernidad
Las abuelas cuentan nanorrelatos a sus nietos para dormir.

Sabiduría
Dime cuánto corres y te diré de quién huyes.

Elección
Dónde hay hombre, hay pecado; dónde no, hay soledad.

Prioridades


Amanece en la sabana. Un rebaño de ñus huye de unas leonas que les persiguen buscando al más débil. No muy lejos, las jirafas se alimentan de las hojas de unas acacias descubriendo a un grupo de hienas que dan buena cuenta de los restos de un cadáver de gacela. Y en el poblado masai, los hombres parten, rungu en mano, hacia los territorios de caza.
De repente, llega un ruido ensordecedor y desconocido. Todo se paraliza.
Los ñus detienen su huida ante el desconcierto de las leonas que miran hacia el cielo, las jirafas extienden sus cuellos para mejorar la visión, las hienas atónitas suspenden su festín y los hombres masai apuntan sus armas hacia el monstruo que sobrevuela sus cabezas.
En cuestión de segundos, todo vuelve a la normalidad: el hambre puede a la curiosidad.

Reencarnación


Fui dragón. Cuando me enfado escupo bolas de fuego.

Deshojando margaritas


Me quiere, no me quiere, me quiere, no me quiere...
Al llegar a la última, un ahogado nomequiere, hizo que se desvanecieran sus esperanzas.
Triste y apesadumbrado, abandonó sin darse cuenta el montón de hojas que en el suelo habían formado un tequiere de ensueño.

Microinvitando


Desde Xixón, nos llega un diario de independencia, donde Adivín Serafín, pregona su legítimo amor por su tierra, Asturias, un país mui aquello.
Cerca de cumplir su primer año en la blogosfera, este diario, cuenta con una buena colección de microrrelatos y otros hiperbreves que animo a leer con atención y admiración.
Pero además, en uno de sus apartados estrella, nos invita periódicamente a conocer otros mundos, otros blogs, otros microrelatistas, con un esmero y detalle que denotan que ninguna palabra ha sido escogida al azar.
Ayer 14 de octubre tuve el honor de ser el microinvitado de la semana. Todo un lujo que le agradezco en mayúsculas y en bable. “GRACIES”

Un saludo indio

Lección número 1


Algunos lloran sin cesar; otros gritan desesperados. Muchos patalean; los menos, se quedan callados, haciendo pucheritos, sin entender lo que pasa.
He llegado a pensar que soy un poco malvado, pero no hay quién se resista a esta tentación.
Les agarro de un brazo, del otro, de una pierna o de las dos, e incluso si es necesario del cuello y les enrollo como una bola. Una vez que están dentro, cierro compuertas y configuro las opciones: agua más fría que caliente, quince minutos me parecen suficientes y eso sí, centrifugado al máximo. ¡O aprenden por las buenas, o por las malas!

¡Ay mamá!


¡Ay mamá! Deseabas que estudiara medicina y soy abogado. ¡Ay papá! Deseabas que jugara al fútbol y me decanté por el kárate. ¡Ay! Ambos queríais que me casara con Eva, la vecina de toda la vida y el otro día os presenté a Roberto.


Microrrelato Ganador semana 4-8 de Octubre

Somnolencia





(Suena un chasquido de dedos)

....


Estimado lector, no deje de mirar la pantalla y no piense en otra cosa que no sea leer lo que aparece en la pantalla. No existe nada más a su alrededor. En unos instantes notará que los párpados le pesan y se sentirá somnoliento… y relajado, mientras los párpados se vuelven más y más pesados… y ahora, mientras caen los párpados, se relaja más y más profundamente… y la cabeza se ladea de un lado a otro, hasta casi caer hacia delante… y se siente plácida y cómodamente relajado… tan sólo debe seguir leyendo atentamente este microrrelato. Todo lo demás carece de importancia, concéntrese en mi microrrelato. Sólo lea. Aunque cada vez le sea más difícil mantener los ojos abiertos, intente terminarlo... si lo consigue, mi experimento no habrá dado resultado.

Como los ángeles al caer el sol


Subidón
Como los ángeles al caer el sol, despliego las alas.
Como los ángeles al caer el sol, despliego las alas e intento ascender al cielo.
Como los ángeles al caer el sol, despliego las alas e intento ascender al cielo pero algo falla.
Como los ángeles al caer el sol, despliego las alas e intento ascender al cielo pero algo falla: me precipito desde mi azotea.
Como los ángeles al caer el sol, despliego las alas e intento ascender al cielo pero algo falla: me precipito desde mi azotea, hasta que el diablo sonriente, me recibe… ¡en el sueeeeeloooooooo!


Sobredosis
Como los ángeles al caer el sol intenté elevarme al cielo, pero la dosis empleada no fue suficiente. Al contrario me precipité desde la azotea a un ritmo vertiginoso, mientras un sonriente diablo me acompañaba en el trayecto.

Noche de pasión


Quedamos para cenar como si fuera la primera vez. Con gran emoción preparamos la mesa con un mantel recién lavado y colocamos unas velas que iluminan una botella de vino. De fondo, nos acompaña una recopilación de nuestras baladas favoritas. Y los niños, esta vez duermen en casa de sus abuelos. Tras más de quince años de matrimonio, nos gusta vestir la noche con todo su ropaje.

Otro punto de vista


Atónito, compruebo que del humo suspendido en el aire, nace un puro que se balancea sobre los labios de una boca cerrada que se aferra a un rostro de un hombre serio. Pero lo más sorprendente es que de la mano derecha del hombre serio se prolonga una pistola que apunta directamente sin disimulo a mi entrecejo. Y no sé si toser por el humo, gritar, rezar o temblar de miedo.

El Jefe


Se sabe insignificante cuando observa el cielo estrellado, diminuto cuando navega por el ancho mar, minúsculo cuando hace senderismo por las cumbres pirenaicas. Tan pequeño y sin embargo, al atravesar la puerta de su oficina, la sombra que proyecta sobre sus empleados es inmensamente aterradora.

Ciclo cleptomaníaco


Primero fueron chupetes y sonajeros. Más adelante, pinturas, canicas y golosinas. Hasta que llegó el turno de anillos, collares y monedas de todos los colores.
Su bolsillo se convirtió en un agujero negro, donde todo cabía. Todo, menos los barrotes de una prisión que sin darse cuenta, crecieron atrapándola.

Travesuras


Y dio otro bocado al pastel de chocolate sonriéndome maliciosamente, mientras algo nervioso, vigilé la puerta de la cocina para evitar ser descubiertos. Los dos sabíamos que antes de la comida no debíamos hacerlo, lo teníamos terminantemente prohibido y sin embargo, ahí estábamos desobedeciendo las órdenes, como cuando éramos niños y nos escondíamos detrás de los árboles porque no queríamos irnos a casa o como cuando entrábamos a la habitación de mis padres y saltábamos sobre la cama. Tantos años después y nada ha cambiado. Ahora nos regañan nuestros hijos. Pero no importa, la vida, junto a mi mujer, es maravillosa.

Cuestión de gustos


Al comienzo todo era muy fácil. Cedíamos en nuestras pretensiones alternativa y sucesivamente. Pero el paso de los años enturbió nuestra relación y ya no nos poníamos de acuerdo ni para elegir el destino de las vacaciones.
Ella siempre prefirió el mar, a mí me gustó desde niño la montaña.
Este verano, decidimos separarnos.
Ella, embarcaría su equipaje en un avión para sobrevolar el océano Atlántico, rumbo al Caribe; a mí me esperarían las cumbres alpinas.
Lo peor es que mientras yo me quedé colgado de una soga, mi sombra en libertad, huyó con gran celeridad.





Participa en el II Concurso del Escritor Errante-Septiembre

¡Tachán!


Experimentos
¡Tachán! ¡Tachán!
Segundos después, mi ilusión se desvanece cuando al abrir los ojos veo que el resultado no es el esperado. Recortar palabras de periódicos, mezclarlas en una bolsa y lanzarlas al aire para que en el suelo formen algo sugerente, no ha servido.
El enésimo intento fallido me demuestra que magia y literatura no siempre comparten el mismo camino.


Boquiabiertos
¡Tachán! Nadie se esperaba que tras la cortina de humo, un conejo blanco haría aparecer al mago de la chistera.

Sucesión hereditaria


Éramos como dos gotas de agua pero el destino quiso que fuera él quien se coronase emperador. Tan sólo unos minutos nos separaban.
Esta noche, cuando el último rayo de sol desaparezca, cuando todo el pueblo aún aclame su nombre, mi sangre teñirá de escarlata el linaje azul de nuestra familia.

Enigmática Infertilidad


Esther deseaba tener un hijo, sentía que a sus treinta años era la hora de ser madre. Llevaba un tiempo intentándolo todo, incluso se había enamorado de Mario. Pero algo lo impedía.
Al principio no llegó a preocupar, pero pasaron los meses y la buena noticia seguía resistiéndose. La inquietud fue en aumento y con ella las visitas a los especialistas. Todas las pruebas de fertilidad resultaron favorables.
La recomendación a seguir fue que buscaran tranquilidad y buenos alimentos.
El tiempo implacable, consumía las esperanzas. Sin darse cuenta, algo se les escapaba a todos.
Las ventanas de su casa siempre estaban cerradas. Y las cigüeñas que de París venían con encargo, se veían obligadas a regresar.

De vuelta con los RELATOS en CADENA de la SER


Juego fatal
Papá solía morirse dos veces al día. Tenía esa dichosa costumbre. Aunque por fortuna, también solía resucitar las mismas veces.
Para él era como un juego. Se tiraba al suelo desplomado, cerraba los ojos y nos mantenía en vilo unos minutos hasta que los abría sorpresivamente y de un respingo se ponía erecto, momento en el que todos le aplaudíamos felices.
Así dos veces, día tras día, durante cinco años.
Lo peor es que ayer se saltó la rutina y siguió con una tercera. Ahora nos tiene a toda la familia a su alrededor esperando. Pero me huele que algo no va bien.



Maldita insistencia
Papá solía morirse dos veces al día. Por eso cuando insistió con una tercera toda la familia supo que no era un juego. Tanto va el cántaro a la fuente que al final…

Preocupado por mi futuro


Todo empezó hace años, cuando un hombre mayor que yo, de aspecto muy familiar, de prácticamente mi misma altura aunque con alguna cana y algún kilo de más, se me acercó sorpresivamente y se presentó extendiéndome la mano. Por educación le tendí la mía, aunque guardando las distancias.
Dijo ser mi “yo-futuro” y para convencerme de que así era, reveló correctamente datos personales que nadie sabía.
Sin esperar a que yo saliera de mi asombro, me aconsejó sobre qué cosas debía cambiar para tener éxito en mi vida, qué hacer y no hacer, dónde pisar y dónde no…
Al principio seguí las indicaciones sin mucha convicción pero al ver que se cumplían sus augurios, decidí hacerle caso al pie de la letra.
De vez en cuando volvía a presentarse para darme más consejos. Hasta que sus frecuentes y reiteradas venidas se convirtieron en una compañía constante.
Parecía ser mi ángel de la guarda.
Nunca a partir de entonces tuve una caída, ningún contratiempo, de todo estaba prevenido.
Lamentablemente hace un par de días que estoy preocupado, el mismo tiempo que hace que desapareció. Y más ahora, que se dirige hacia nuestro tren, otro, a gran velocidad y sin intención de frenar.

Inexperiencia


Pluma Amarilla se alejó del poblado y en lo alto de una loma, encendió una hoguera a la que fue añadiendo hierbas y ramas de diferentes árboles. Su objetivo era mandar unas señales de humo a una joven de su tribu a la que quería conquistar. Tan pronto ascendieron las primeras llamaradas, se dio cuenta de su lamentable error. Había equivocado el nombre a quien iba dirigido.