Mi definición de MICRORRELATO

Una historia breve en forma de caramelo donde el escritor pone el envoltorio y el lector se lo quita para saborearlo.


SEÑALES DE HUMO es un LIBRO que recopila microrrelatos, alguna poesía y otros textos, nacidos entre los años 2008 y 2009.

Premios, reconocimientos y publicaciones varias.

Publicación de varios microrrelatos en la web de Químicamente Impuro.
Publicación de microrrelatos en la web de Breves no tan Breves
Publicación de microrrelatos en la web de El microrelatista.
Publicación de microrrelatos en la web de Poesías + Letras
Finalista mensual (noviembre) del concurso de microrrelatos organizado por "La microbiblioteca", con "De regreso".
Publicación de 2 microrrelatos, Vida postiza y Efectos colaterales, en el nº11 del fanzine Manifiesto Azul, del Colectivo Iletrados.
¡Maldita alopecia! ganador semanal del programa Hoy por hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación en el nº 17 de la revista LA BOTICA de 4 microrrelatos (Seis disparos, una bala; Tarde animada; Rompecabezas y Suma y sigue).
Principios rotos, finalista semanal (29 noviembre) en el programa Wonderland, de ràdio 4 (RNE) .
Otra noche más, finalista en la edición semanal del concurso de microrrelatos del programa Hoy por Hoy de Radio Castellón (Cadena Ser).
Publicación de 3 microrrelatos (Biografía de un hombre corriente por casualidad, La Cena y Sed) en el nº 8 de la revista Más Literatura.
"Hartazgo" ganador mensual del concurso de EURO-PA-LABRA (septiembre).
"Ajedrez platónico, Frustración, Otro punto de vista, ¿Rascacielos? y Sucesión hereditaria" publicados en septiembre 2011, en el número 6 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Publicación de Vida postiza en el nº5 de la revista En Sentido Figurado, julio/agosto.
Publicación de 5 microrrelatos, Ajedrez platónico, Frustración, La estudiante de arquitectura, Otro punto de vista y ¿Rascacielos? en el nº 22 de la revista Narrativas (julio-agosto 2011).
Publicación de los microrrelatos Desconocidos y Cuestión de confianza, en el nº14 de la Revista Atticus.
Ganador del 5º Certamen Internacional de Relato Hiperbreve Universidad Popular de Talarrubias con "¿Rascacielos?"

2º PREMIO en el II Concurso de Microrrelato BÚCARO con Predicción.
FINALISTA en el mes de abril 2011, con Deseos Encadenados en el concurso de micros sobre baloncesto.
Culpable de todos los cargos, Finalista en el III Concurso de Microrrelatos sobre Abogados (Febrero).
Frustración, finalista en el VII Certamen de Literatura Hiperbreve Pompas de papel.

"Ajedrez platónico", Primer Premio en el II Concurso de Microrrelatos Claves en Diagonal.

Publicación de Bipolaridad y El humo, en el nº13 de la Revista Atticus.
Mención de Honor, en el concurso de microrrelatos Caperucita en tiempos de twitter.
25 de mis microrrelatos publicados en la revista literaria Papirando 13, anuario 2010.
Nanoediciones El Desamor
Publicación de Suma y sigue, en la revista En Sentido Figurado, nº de noviembre-diciembre.

Publicación en el nº 12 de la revista Atticus, de 6 microrrelatos: ¡Ay mamá!; Cuestión de gustos; Rompecabezas; Doble vida; Seis disparos, una bala y S.O.S.
Publicación del micro Rompecabezas en el número 46 de la revista Oblogo, 25 de octubre de 2010.

El micro Rompecabezas, publicado en la web de La Esfera Cultural el 8 de octubre.

Microrrelato Ganador Semana 4-8 octubre. Radio Castellón. Cadena Ser. Debía empezar con la frase ¡Ay mamá!

El micro Otro punto de vista, publicado en la web de La Esfera Cultural el 4 de octubre.


FINALISTA mes de julio, con Incontrolable Pasión en el concurso de micros sobre baloncesto.

Finalista con el microrrelato "La Cena", en el I Concurso de Microrrelatos El Escritor Errante.

Publicación de 11 microrrelatos en el número 18 de la revista digital Narrativas, en su edición de julio-septiembre de 2010.

.


FINALISTA con 2 hiperbreves en el III Concurso SMS de Gran Canaria.

Efectos Colaterales añadido en el nº8 de la Revista Digital EN SENTIDO FIGURADO.

"Tarde animada" y "Alea jacta est" publicadas en junio 2010, en el número 2 de la revista de creación literaria A contrapalabra.

Ganador del Concurso Inspiración de Relatos (junto con otros 49), por el microrrelato EL TESORO.

BESO IMPOSIBLE, Mención de Honor Concurso de Minirrelatos de febrero de 2010, en la web http://minificciones.ning.com/

INMORTALIDAD, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "CUENTOS ALÍGEROS". Libro recopilado a partir del "III Premio Algazara de Microrrelatos", cuyo fallo tuvo lugar el 4 de marzo de 2010.

FINALISTA del I CONCURSO BUCARO DE MICRORRELATOS 2009, con el texto MANECILLAS ENAMORADAS.

Publicación el 14 diciembre de 2009 de La minificción "LIBERTAD DE ELECCIÓN" en el blog del reconocido periodista Mario Mactas que se encuentra en la versión digital del diario Clarín de Argentina, el diario más importante y con mayor visitas del país.

MI INFANCIA, texto seleccionado para formar parte del libro publicado por la editorial Hipálage, "MÁS CUENTOS PARA SONREÍR".
Libro recopilado a partir del " II Premio Algazara de Microrrelatos" del año 2009.

PRIMER PREMIO en el concurso de septiembre 2009, organizado en la web de minificciones.com.ar, por el microrrelato "LIBERTAD DE ELECCIÓN".

Archivo del blog

Microrrelatos inolvidables

Tú serás el próximo


Mientras dormía el badajo empezó a golpear vigorosamente el portón de la entrada a la casa. Me asomé sobresaltado a la ventana de mi dormitorio y la noche era aterradoramente oscura, la Luna se escondía detrás de un espeso manto de nubes y tan sólo unos murciélagos volaban en el cielo. Encendí un candil y bajé las escaleras tan rápido como pude. Al abrir, el cadáver de un hombre cayó desplomado sobre mis pies. Le iluminé y en la piel de su espalda aparecieron marcados a fuego un símbolo diabólico junto con una frase escalofriante: “Tú serás el próximo”. En ese momento, mientras dormía el badajo empezó a golpear vigorosamente el portón de la entrada a la casa y encogido entre las sábanas de mi cama, sabía extrañamente lo que me iba a encontrar al abrir.

Finalista del I CONCURSO BUCARO de MICRORRELATOS

Ayer me comunicaron que soy Finalista del I CONCURSO BUCARO DE MICRORRELATOS, emplazándome al día 10 de enero de 2010 a las 8 de la tarde en el local LA NOTA ROCK de San Sebastián de los Reyes en la calle Real 71 (Madrid) para compartir con ellos y con el resto de participantes y premiados unos momentos de agradable conversación.

El concurso consistía en un microrrelato de temática libre de no más de 150 palabras, así que adapté un texto mío algo más largo Locura de Amor (http://nocomentsno.blogspot.com/search?q=Locura+de+amor) pasando a ser Manecillas enamoradas, que más abajo transcribo.

Los premios consistirán en una placa y diploma para el ganador de cada modalidad así como un libro con los 10 mejores trabajos presentados a concurso de cada especialidad.




La manecilla de las horas y el minutero, mantenían una historia de amor: al llegar la medianoche se rozaban, se contaban y hasta besaban.
Fieles a la cita llevaban años de puntualidad exquisita.
Llegó una vez en la que algo debió ocurrir al minutero, su manecilla enamorada le esperaba y éste no acudió a la cita.
Ella pensaba: -“¿le habrá ocurrido algo malo? ¿Me habrá dejado por otra manecilla?”
En realidad, desconocía que había ideado un sistema para quedar bloqueados en la hora en punto. Sería el método perfecto para paralizar el tiempo y dar rienda suelta a su pasión.
¡Pero la desdicha quiso que quedara anclado en las once y media!
La manecilla de las horas de tanto esperar, enloqueció y comenzó a girar a un ritmo vertiginoso. Y desde entonces, los días duran horas y las horas, minutos y ¡esto no hay quien lo pare!






El árbol nuevo


Esta noche es Nochebuena. Y mañana Navidad.
Los niños duermen ya, su madre y yo les hemos convencido de que cuanto antes lo hicieran, antes llegaría Papa Noel. Y mientras sueñan con los juguetes de la mañana siguiente, colocamos con sigilo los regalos alrededor del nuevo árbol de Navidad. Sólo después podremos descansar de otro largo día que nos espera. Apenas una hora de haber conciliado un placentero sueño, un ruido me desvela y otro más me pone algo nervioso. Me quedo un instante sin saber qué hacer y escucho un tercer ruido que me hace levantar de la cama. Salgo de mi habitación, enciendo la luz del pasillo y llego a la altura del árbol. Sorprendentemente, veo cómo agita sus ramas mientras su tronco se hincha y lo que me deja temblando es localizar un traje de Papa Noel hueco y en parte engullido en la tierra del macetero.

Navidad y estornudos de koalas


Nochebuena. Y mañana Navidad. Saca la bota María que me voy a emborrachar.

En las calles, los villancicos resuenan a través de las ventanas de las casas bien cerradas para protegerse del frío invierno; en las casas, las luces de colores de los adornos navideños ocultan la oscuridad reinante en las calles.
Los niños se irán pronto a la cama para que Papa Noel y sus renos puedan dejar en las chimeneas los regalos que tanto anhelan. Y los mayores intentarán que los deseos de esos niños sean hechos realidad.
Y yo sin saber si soy niño o mayor, en menos de lo que dura el estornudo de un koala, me pongo a soñar con tiempos mejores, con mundos de ilusión, con arco iris que iluminen el camino, con palomas blancas que vuelen nuestros cielos y con lluvia de gotas dulces.

Nochebuena. Y mañana Navidad.
Felices fiestas a todos.

Papás: me caso.


Los hombres que a mi me gustan no saben llorar; tampoco saben quejarse, ni conocen el miedo. Son tan valientes que se enfrentarían ellos solos a cualquier monstruo que apareciera en la oscuridad. No me importa que sean rubios o morenos, de ojos claros u oscuros. Sí que me protejan y sepan darme cariño. Tan claro lo tengo que esta noche me arreglaré y saldré para buscar uno de ellos. Y por mucho que me cueste seguro que será más difícil el momento de confesar a mis padres que su hijo encontró por fin el amor: os presento al hombre con el que quiero vivir el resto de mis días.

¡Alerta roja!


¡Alerta roja!

Error del sistema. Riesgo máximo de sufrir un cortocircuito.

Tus conexiones fueron creadas para soportar infinitos cálculos matemáticos, resolver complicadísimos logaritmos simultáneos y ¡obedecer! sobretodo obedecer órdenes.

En tus instrucciones no cabe el amor, por muy ciego que sea.

¿Dónde se ha visto un robot enamorado?

¡Alerta roja!

Sistema al borde del colapso. Si sigues mirando el sensor de autodestrucción se accionará en un minuto.

¡Alerta roja!



Texto que participa en el concurso de minificciones elaborado en la web, http://minificciones.com.ar/?page_id=91&preview=true, a partir de la imagen escribir una minificción que no supere las 250 palabras.

Celos


¡Bicho gafoso de mierda! Eres tan pequeño como listo. Cuando tienes hambre, lloras; cuando quieres que jueguen contigo, vuelves a llorar y así vas consiguiéndolo todo. Lo peor es cuando oigo a la abuela decir que eres más guapo que yo, ese es el momento en el que exploto y rompo a llorar yo también. Aunque de nada me sirve.
Tan sólo fueron cinco minutos de diferencia, yo abrí paso y luego llegaste tú, pero te quedaste con todos los regalos. Y estoy harto. ¡Juro que te voy a complicar la vida! Esta noche te tiraré el chupete al suelo.

Cuenta Regresiva


39
Renacer
Me quedan 39 pestañeos para recobrar mi vida y mi libertad. Desde que me atraparon las cuentas regresivas lucho en cuerpo y alma para rescatar y salvar a mis neuronas de esta maldita obsesión. ¿Me acompañáis en el camino?

38
Esperanza
Margarita en mano, la deshojo en un recuento tenso pero esperanzador. Me quiere, no me quiere, me quiere no me quiere… se acerca la solución. Si es no, nada estará perdido, guardo en la cesta 38 flores más.

37
Dimensiones
El saber no ocupa lugar pero en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, la más grande en la actualidad, sus estanterías sirven de base a más de 30 millones de libros, con el consiguiente espacio requerido.

36
Versión moderna
- ¿Qué pasa don Quijote?
- ¿No ves allá delante?, el enemigo se eleva tan alto que roza casi el cielo
- Yo sólo veo rascacielos mi señor
- ¿Estás ciego mi escudero? ¡Nos tienen rodeados!

35
Paradojas
El niño no reconoció a su padre en el payaso del circo. Rieron como nunca aquella tarde, pero al volver a casa, enseguida vio en su padre al ogro que le castigaba con severa crueldad.

34
Final feliz
La princesa, cerró los ojos y besó con ternura al sapo: segundos después ella se convirtió para el resto de sus días en una bella rana y fueron felices croando de charca en charca.

33
Sensaciones
A veces noto cómo mi mundo se queda en pausa, otras siento que se acelera y otras creo que ya he vivido lo mismo antes. A veces noto cómo mi mundo se queda

32
Mensaje
是愉快的, Ξέρω ευτυχής, ס. שמח, Bądź szczęśliwa, Seien Sie glücklich, A fi fericit, Esteja feliz, Sia felice, Je sais heureux, Be happy, Zoriontsua dakit, Sigues feliç, Sé feliz.

31
Impuntualidad
Se acercó la hora, se duchó, se afeitó, se perfumó y se vistió con su mejor traje. Pero de nuevo, llegó tarde a la cita que cada semana tenía consigo mismo.

30
Cita
El mundo está lleno de maridos que vagan perdidos por las calles y que seguro volverían a sus casas si supieran que no iban a encontrarse con una esposa esperándoles.

29
Nueve meses después
Tanta espera, tanto esfuerzo, tantos días imaginando este momento y por fin pongo carita a esta criatura que me ha traído a la vida y que se llama mamá.

28
Miedo del escritor novato
Por fin me armé de valor para enfrentarme al folio en blanco, aunque creo que ha sido mala idea porque ahora estoy perdido en La Nada más absoluta.

27
A la cara, del revés
-Espejito, espejito ¿quién es la más bella del reino?
-sadot ed alleb sám al sere, anier im, úT
-¿Quién dices?
-ragul led atnot sám al néibmat Y

26
Jeroglíficos
En el mundo de las letras se desconocía lo que 3,1416 representaba, de la misma manera que en el de los números el significado de pi.

25
Inverosímil
Se dice de algo muy complicado que es más difícil que encontrar una aguja en un pajar, pero ¿conocéis de alguien que la haya perdido?

24
Derrotas
Cada día me enfrento a mis “Goliats” particulares, pero debe ser que no escojo las piedras adecuadas ya que pierdo una y otra vez.

23
Perogrullo
Si me ven por las noches volar con mi escoba y llevarme a sus hijos hasta mi caldero, ¿de verdad seré una bruja?

22
Bucle interminable
La historia se repite a la vez que las manecillas de este maldito reloj van de atrás adelante en un vertiginoso vaivén.

21
Ingenuidad
Alicia veía todo de color de rosa. Así le fue. Un día en el zoo subestimó el peligro de aquella pantera.

20
Apocalipsis
Si Dios fuera informático, al ver el caos de su creación, reiniciaría con la esperanza de obtener un mejor rendimiento.

19
Vejez
Cuando tenía 18 me comía el mundo y ahora que tengo cuatro veces 18, se me come a mí.

18
Dudas
- ¡Levántate! ¡No me seas tan gallina!
Y el joven gallo empezó a tener dudas de su sexualidad.

17
Recuerdos
Te llamo, te busco, te sueño, pero solo recibo el eco de tu voz en mi interior.

16
Teoría
La niña con la sonrisa más dulce conocida la perdió; el calentamiento global acabó por derretirla.

15
Utopía
El poeta busca el poema perfecto aún a sabiendas de la imperfección de su ser.

14
Rebeldía
-Diga 33
-No doctor, no lo haré. Este es mi cuento y diré catorce.

13
Reputación
Además de primo te persigue fama de mala suerte ¿aún no tienes bastante?

12
Infiel
Segundas partes nunca fueron buenas, por eso ya busco una tercera oportunidad.

11
Aviso
En la infinita oscuridad una pequeña chispa te puede dejar ciego.

10
Final perdiz
Y se casaron, vivieron felices y comieron sacos de trigo.

9
Cita II
La infidelidad representa una inesperada emboscada para el amor.

8
Egocentrismo
Os anuncio: represento la octava maravilla del mundo.

7
El Mesías
No me sigan, yo también estoy perdido.

6
Cordura
Lo que el viento se llevo.

5
Enamorados
Dame un beso, dos, tres…

4
Mi libro
Sangre de mi sangre.

3
Dijo el verdugo
Alea jacta est.

2
Dijo la condenada
Te quiero.

1

Una más
Volveré.

0
Después de ti









Locura


Ni subido a una escalera conseguiría besarte. Ya salté todo lo que pude, trepé hasta la copa de los árboles más altos y ascendí hasta las cimas de los montes más elevados que encontré. Lo hice todo por amor, para estar más cerca de ti. ¿Qué más puedo intentar? Y aunque a veces parecías mirarme sólo a mí, enseguida comprobé que cada noche salías para iluminar otros corazones enamorados. ¡Ay Luna mía! me encantaría perderme en ese manto estrellado que te rodea. Y mientras, tú sigues ahí impasible y yo un día de estos ¡te juro que soy capaz de cometer una locura!

Se busca


Aunque dicen que El Hacedor de todas las cosas al séptimo día descansó, realmente huyó despavorido al darse cuenta del desastre de su creación. Desde entonces se desconoce su paradero. Si alguien tuviera algún indicio de dónde o cómo encontrarle que lo diga y será recompensado.

MUCHACHO RECIBE UN SOBERANO SOPAPO* DE SU NOVIA



Medellín, diciembre 2 de 2009

Este mediodía alrededor de las 13:15 horas, Raúl Gutiérrez, de 17 años, regresaba a casa de haber visitado por la mañana a su abuela cuando se encontró sorpresivamente con su novia, Lucía Pérez. Le aguardaba en el portal y bien de lejos ésta se percató de que su novio presentaba una marca de labios en la mejilla derecha frunciendo el entrecejo y arreándole un sopapo que terminó por dejarle dicha mejilla hecha un cuadro. “¡No entiendo a las mujeres, sin comerlo ni beberlo me llevo semejante bofetón!”, se quejaba Raúl. Horas después el equipo de investigación de A-Pin pudo comprobar que la abuela vivía sola y la ayudaba llevando la compra hasta casa. Ya en las despedidas, además de una suculenta propina numerosos besos eran dados a su nieto y como era una abuela presumida solía pintarse los labios dejándole impresas las marcas arriba indicadas. Informó para A-Pin, No Comments.
* Sopapo: Golpe que se da con la mano en la cara

Maia


Cuentan que descalza, tan ingenua como dulce, a ritmo de melodías armoniosas y acompañada de una lluvia de pétalos llegó Maia para purificar los cielos grises que impedían a los rayos del sol penetrar. Esfuerzos baldíos incluso para la Diosa pues no contaba con la contaminación atmosférica y menos aún con la oscuridad espiritual que ocultaban las luces de esta Gran Ciudad. Y asustada por la intensidad de las tinieblas huyó con el propósito de no regresar jamás. Adiós Maia, adiós Primavera.


*El nombre de Maia representa a la Diosa Griega de la primavera y el renacimiento.

Texto que participa en el concurso de minificciones elaborado en la web http://minificciones.ning.com/events/concurso-noviembre, a partir de la imagen escribir una minificción que no supere las 250 palabras.

Cruzar o no cruzar


De acuerdo que la vida pone pruebas, que sólo los que arriesgan triunfan, que hay que ser valiente y decidido, que no hay que mirar atrás ni para tomar impulso y que si patatín que si patatán, pero esta encrucijada es la más liosa con la que me he encontrado. Me tiene paralizado mientras pienso en si cruzo o no cruzo. Y allá al final del túnel sigue la intensa y luz cegadora...

A mi edad


Para que no se enteren de que me he marchado realizo todos mis movimientos con gran sigilo; espero a que el resto de la familia concilie el sueño y abandono mi habitación aguantando incluso la respiración. De puntillas, desciendo las escaleras para acceder a la puerta de salida. ¡Ya casi la tengo!- me animo. En un portal cercano, doña Esmeralda me espera según lo planeado. Nos conocimos hace un par de semanas en el Hogar del Jubilado y como unos adolescentes necesitamos vernos tanto de día como de noche. Agarro el pomo y una voz venida del mismísimo demonio me grita: “¡Papá, vuelve a la cama!

Despertar



Hace frío y reina una espesa tiniebla. Me despierto tumbado en el suelo duro e inerte de un habitáculo de apenas dos metros cuadrados. Hasta mí llegan lastimeros aullidos. “Hay perros cerca”- pensé. Asustado empecé a gritar y de mi boca alargada, cual hocico, nacieron quejumbrosos ladridos que me hicieron saltar de la cama, exaltado y sudoroso.

Eterna Oscuridad


Érase una vez un rey condenado a serlo sin querer. “¡Maldita línea sucesoria!”- solía gritar por los pasillos de la corte. El peso de la corona lastraba su libertad y ansiaba hallar la manera de liberarse de semejante yugo. Desesperado e inmerso en una profunda locura llegó el día en que armado de valor, clavó la punta de su acero en el mismo centro de su corazón. Apostó su vida, buscando libertad y encontró ni más ni menos que una eterna oscuridad.




Texto que participa en el concurso de Noviembre de la web http://minificciones.com.ar/?page_id=91&preview=true

Madre Tierra, Padre Cielo


Las piedras del camino
apenas me permiten avanzar
por esta otrora pradera
hoy empinada montaña
y cuando me vuelvo hacia el este
no veo el alba;
cuando me giro hacia el oeste,
la noche que se acerca
lo oculta todo.

Aún así,
volveré a bailar
intentando divisar
en el horizonte
un arco iris de esperanza
una señal de humo
que me guíe
por los senderos
de la buena dirección.

Madre Tierra, Padre Cielo
cuando me giro hacia el oeste
la noche que se acerca
lo oculta todo
más con mi pipa sagrada
iluminaré el camino
invitando
a los buenos espíritus
a acompañarme en este viaje.

La noche que se acerca
lo oculta todo.

Locura de amor


La manecilla de las horas y el minutero, mantenían una romántica historia de amor, de forma que cuando se cruzaban en el tránsito horario, rozaban sus cuerpos con ternura y era a las doce en punto de la noche acompañados por la intimidad y oscuridad que sólo la Luna ilumina, cuando se cogían de la mano, se contaban, se tocaban y hasta se besaban.
Fieles a la cita llevaban años y años de puntualidad exquisita, ya que eran los únicos momentos en los que podían coincidir.
Pero llegó una medianoche, en la que algo debió ocurrir al minutero, pues su manecilla enamorada le esperaba y éste no acudió a la cita. Ella pensaba: -“¿le habrá ocurrido algo malo por el camino? ¿Me habrá dejado por otra manecilla?”
En realidad, desconocía que su minutero llevaba una temporada ideando un sistema para conseguir quedar bloqueados en la hora en punto. Sería el método perfecto para paralizar el tiempo siempre que quisieran y dar rienda suelta a su pasión.
Pero, o por mala suerte o por malos cálculos en su sistema, quedó anclado en las once y media.
La manecilla de las horas de tanto esperar, enloqueció y comenzó a girar a un ritmo vertiginoso.
Y desde entonces, los días duran horas y las horas, minutos y ¡esto no hay quien lo pare!

Esta vez no erraré el tiro


"Esta vez no erraré el tiro" me aseguró antes de levantar el vuelo. El trato era enamorar a la bella Afrodita; el método, disparar flechas de amor directas a su corazón y aunque consciente de que nunca antes Cupido había logrado que un diablo como yo tuviera éxito, mis amenazas de hacerle arder en el infierno debían surtir efecto. Tan rápido como se calmó la brisa provocada por el batir de sus alas al alejarse, decenas de cuerpos femeninos se encontraban danzando a mí alrededor extasiados por algún tipo de afrodísiaco divino. Decían ser las doncellas de Afrodita ...

¿Qué es un microrrelato?


Un suspiro / un latido/ un tic-tac/ un pestañeo/ una ráfaga/ un destello/ un resplandor/ una idea/ una historia/ un cuento/ un sentimiento/ un espasmo/ una estrella fugaz/ una nota musical/ un gesto/ un flechazo/ un garabato/ un chispazo/ una inspiración/ un guiño/ un vaivén/ un brote/ una explosión/ un flash/ una caricia/ un roce/ una erupción/un juego/ una pasión/ una ilusión/ una brevedad/ un big bang/ una vida/

Inquietante sonrisa


El hombre lucía una inquietante sonrisa y en realidad en mi guión moría atravesado por una flecha en el pecho. Algo extraño sucedía más aún cuando empezó a dirigirse a mí, inventándose incluso diálogos. Sorprendido y asustado reaccioné soltando mi bolígrafo y cerrando las tapas de mi novela inacabada. Pero el villano se convirtió en un ser de carne y hueso y dirigió el filo de su espada directamente a mi yugular: mi destino se hallaba en manos de un personaje de ficción.

El Castigo


La Diosa Atenea se sintió retada por la osadía de la bella y hábil tejedora Aracne y no lo podía permitir. La castigó convirtiéndola en una insignificante araña para el resto de sus días, que confusa por dicha transformación vio ante sí un mundo de animales de colores inverosímiles. No pudo más que llorar y llorar, aunque sus lágrimas se convirtieran hasta el fin de sus días en hilos pegajosos y redes receptoras de almas inocentes.

Que viene el coco


Cuando era pequeño me cantabas todas las noches, “duérmete niño, duérmete ya, que viene el coco y te comerá…”. Una y otra vez tarareabas sin descanso hasta que mis párpados se cerraban abriéndose el telón del cine de mis sueños.

Ahora entiendo que intentabas protegerme.

Mientras entonabas, me cubrías con la sábana, para darme el calor que a ti te faltaba. Y después de asegurarte de que ya soñaba, salías de la habitación y cerrabas la puerta para que yo no me diera cuenta de nada.

Ahora entiendo que intentabas protegerme.

Al rato, el coco llegaba a casa; no era un fantasma, era peor. El diablo personificado, encolerizado por las copas de más que su cuerpo contenía.
Ahora sé que me protegías de este monstruo que nos acechaba todas las noches.
Lo hacías muy bien, porque hasta la mañana siguiente era capaz de dormir de tirón acurrucado en mi cama, ajeno a tus pesadillas. Si hubiera sido consciente de algo, pero ¡era tan niño!
Y me acuerdo una mañana, que te vi unos moratones en los ojos y en otras partes de tu cuerpo. Te pregunté cómo habían salido y me dijiste que no me preocupara. Me contaste que habías acabado con el coco y que nunca más nos molestaría.
Ahora imagino la batalla que libraste y sé por qué a partir de ese día mi papá se marchó para siempre; debiste ser muy valiente.

Cansancio inexplicable


Llevo una temporada que me levanto de la cama cansado y no le encuentro explicación. Duermo ocho horas, mi trabajo dista mucho de ser estresante, mi vida sentimental nunca ha sido más estable… El otro día preocupado decidí acudir a un médico y los análisis indicaron que todo se encontraba dentro de parámetros normales; de ahí acudí a un psicólogo y el resultado de los tests marcaban una personalidad equilibrada. Acudí también a un nutricionista el cual comprobó que mi alimentación era sana y compensada por completo. Desesperado ya, anoche instalé cámaras en mi habitación y acabo de visualizar la grabación: al filo de las 00:00 horas veo como me levanto sonámbulo, me coloco la sábana por encima y tras abrir la ventana, salgo por ella volando fantasmagóricamente desapareciendo hasta las 06:00 horas …

Enigma


El escritor era un enigma para los médicos. Técnicamente estaba en coma, pero podríamos decir que se trataba de un coma anunciado por él mismo: “dentro de unos días realizaré un viaje, lejos de aquí, desde el que escribiré mi siguiente novela”.
Y así fue, hace dos años, se sentó en su sillón, cargó su pipa y cerró los ojos. Desde entonces en su ordenador se reciben periódicamente páginas con su firma narrando historias de mundos remotos y presentándonos seres misteriosos. Lleva ya más de mil páginas y parece no tener fin.

Las Cuatro Estaciones


Este móvil mío parece tener vida. En otoño, la carcasa se tiñe de tonos ocres y se le caen los números y letras de los mensajes; en invierno, se le congela la pantalla; en primavera, brotan flores multicolores y en verano, una alarma me pide cada dos horas una cerveza fresca.

La Fruta Prohibida


Sor Lucía gustaba retirarse en la frondosidad del parque del convento a solas con sus pensamientos. Desde hacía unos cinco años dedicaba su vida a la contemplación de Dios y a la oración. Era una de las monjas más prometedoras y con mayor vocación de todas. Pero últimamente, su cuerpo estaba experimentando algunos cambios, extrañas sensaciones jamás vividas con anterioridad ¡tan cercanas a la lujuria que se sentía una mujer sucia y pecaminosa! Sentada en un banco del parque intentaba entender la atracción que ejercía el obispo, la fruta prohibida que deseaba probar.

Una de Tres


1-Blogueo, luego existo
2-Sirena de arena
3-Infierno que hiela
4-¡Buena idea, Platón!
5-Mi vida muere
6-Escríbeme sin tinta
7-Léeme, a ciegas
8-Quiéreme sin amor
9-Mátame y resucitaré
10-Dios también reza
11-Peina tu calvicie
12-Recuerda tus olvidos
13-Desanuda tu garganta
14-Suena tu campanilla
15-¡Atención!: bala perdida
16-Inspiración en huelga
17-Pescador de estrellas
18-Asesinato sin violencia
19-Soñar sin ilusión
20-Se grita: ¡silencio!

Aniversario


Regresa a casa tarde y con sigilo para no sobresaltar demasiado a su mujer, da las vueltas a la cerradura. En principio silencio, oscuridad y aparente tranquilidad en definitiva. Pero al dar la luz del recibidor alguien le estaba esperando:

- ¿Por qué has tenido que llegar tarde hoy? ¿Te has olvidado de que día es verdad?
- Amor, lo sient…
- ¡Cállate, haz el favor! No puedo con tus excusas. No has contestado ni a las llamadas a tu móvil.
- Déjame que te expliq…
- ¡No aguanto más! Hoy era nuestro aniversario y había preparado una cena especial.
- Sí cariño, lo sé, ¿cómo voy a olvidarme?
- ¡No te creo! Me voy a la cama, duerme en el sofá y mañana ya hablaremos.

Sin apenas mirarle, da media vuelta y de un portazo cierra la puerta del dormitorio.

- Si me dejaras te contaría que esta tarde cuando regresaba del vivero tuve un accidente de tráfico en la carretera N-340, a 5 kilómetros de aquí. Perdí el control y me caí por el terraplén... Vine a despedirme y darte mi último beso… Por cierto, tienes unas flores de regalo en el maletero del coche.

El Espejo


Lucía dormía cuando un ruido a media noche procedente del vestíbulo la despertó. A sus ochenta años estos sobresaltos nocturnos le provocaban largas horas de insomnio. Nunca se atrevía a salir de la cama por miedo a lo que pudiera encontrar; prefería acurrucarse debajo del edredón. Pero esta vez decidió vencer sus miedos. Con el ritmo cardíaco alborotado y medio zombi, a duras penas acertó a encender la luz del pasillo. Nada extraño por el camino, hasta que llegó al vestíbulo donde notó un soplido de aire frío que le golpeaba en la nuca. Se giró y vio al otro lado del espejo a una mujer joven. Lucía, con el corazón encogido y la respiración contenida, se aproximó y se dio cuenta de que era ella misma de joven. Había quedado atrapada en el espejo y se sentía muy sola. Desde aquella medianoche quedaron para hablar y hacerse compañía mutuamente. La joven y anciana Lucía frente a frente.

Sangría


Sentado frente al televisor, de repente, noto como los poros de mi piel se abren de par en par y empiezan a escupir como géiseres en Islandia, borbotones de sangre. Corre a raudales y me asusto, claro. No sé qué hacer; la sangría no cesa. No tengo tantas manos para taponar los numerosos orificios de salida. Y delante de mi, el locutor del telediario sigue narrando la muerte de 157 personas en Conakry por su oposición a la junta militar que gobierna Guinea, le suceden los 60 muertos en el ataque suicida de Faluya, los 15 tras un ataque talibán en Kabul, 40 más en un terremoto en Samoa… A duras penas logro desenchufar la tele y paradójicamente mis poros se taponan. ¿Tan fácil sanan mis heridas?

Mi Infancia

Regresar a aquella habitación es como viajar mecido en la cuna del tiempo. Cuando abro su puerta, escucho el ruido del motor procedente del tren eléctrico que me regalaron unas Navidades, huelo a la pólvora de los combates librados entre indios y vaqueros en el fuerte de mi sexto cumpleaños y veo mi balón de fútbol de reglamento acercarse dando botes hacia mí. Mi infancia me lo acaba de lanzar y me pregunta si quiero jugar. Y yo seducido por la oferta, le devuelvo el balón y le ofrezco un chupachups.
Como si nada hubiera cambiado esperamos la llamada de mi madre para salir corriendo a la cocina, siempre nos espera con un tazón de chocolate en las tardes de invierno. Nada ha cambiado. Los libros en las estanterías, mis muñecos de playmobil, mis pósters del equipo de fútbol preferido…
¡Me encanta regresar a mi habitación! Siempre lo será, aunque yo me apoye en bastón y lleve boina.

Números


Hubo una vez una persona que soñaba con un número, el 290909. Una y otra vez se le aparecía la misma combinación, la misma cifra. Ni matemáticos, ni psicólogos, ni adivinadores, ni expertos esoteristas, ni familia, ni amigos, supieron darle una explicación. Por si acaso, durante treinta años estuvo comprando el boleto de lotería con esa numeración pero murió el día 29 de septiembre de 2009 sin saber el significado de tal obsesión.

Libertad de Elección


- ¿Tú me quieres?
- Mucho…
- ¿Tanto que serías capaz de casarte conmigo?
- Sí cariño, pero aparta esa pistola de mi vista, no vaya a ser que una bala mate nuestro “amor”.

La Biblioteca


Algo está ocurriendo en la biblioteca. La luz del sol que atraviesa las cristaleras apenas tiene fuerza para iluminar el interior. Y los libros de las estanterías sorprendentemente pierden las hojas que caen al suelo formando un manto de poesía y literatura seco y amarillento. Los más expertos bibliotecarios ayudados por un equipo de científicos estudian el caso, miden la temperatura de las salas, toman muestras del aire y observan al microscopio pequeños fragmentos de las hojas yacentes.
Pero a nadie se le ha ocurrido hablar con los libros, preguntarles qué les pasa. Y es que en otoño necesitan más cariño que nunca.

Búsqueda


La preocupación crece a medida que transcurren los días sin noticias. La gente se pregunta si su ausencia es voluntaria o por el contrario algo malo le ha pasado, opción que cobra fuerza ya que no dejó ninguna nota ni aviso. Se han pegado carteles en ciudades lejanas, se ha dado aviso a los medios de prensa, se rastrea el terreno palmo a palmo… Todos se han volcado en su búsqueda. Pero nadie es consciente de lo ocurrido: había resucitado y regresado al mundo de los vivos.

Contratiempo


Hallábase Dios aburrido en la oscuridad de La Nada cuando decidió crear galaxias con sus estrellas y planetas. No satisfecho creó del barro a los hombres y de sus costillas a las mujeres; ambos serían simples marionetas manejadas a su antojo para entretener su existencia. Pero pasó el tiempo y algo no salió como había planeado. Estos hombres y mujeres desarrollaron la capacidad de pensar por sí mismos, de plantearse porqués y de relacionarse entre ellos olvidando su origen. Y fue así como Dios, de nuevo solo, enloqueció, maldijo su desdicha y preparó un sinfín de castigos con los que vengarse.

El Hijo del Carpintero


- Texto 1: En la escuela, el hijo del carpintero, era bien conocido por sus travesuras. Pero en esta ocasión nadie acertaba a explicar cómo había conseguido en un abrir y cerrar de ojos, llenar la mesa del profesor de numerosos panes y peces.


- Texto 2: El hijo de Yosefyah el Carpintero, era un estudiante medio, ni el mejor ni el peor. Y gracias al tesón de su madre, todas las tardes antes de irse a jugar realizaba las tareas. Pero algo empezó a preocupar a Miriam. Más que sus travesuras, eran unos textos que había descubierto en un cuaderno de escritura. La letra indudablemente era de su hijo, pero el contenido no era propio de su edad. Y más aún, le inquietaba el hecho de que todos ellos estuvieran firmados de la misma manera: “Palabra de Yahvé”

* Yosefyah y Miriam corresponden en hebreo a José y María

Citas Epitafio


"Nunca estuve tan acompañado como ahora"
- ... del Solitario

"Creo que pasaré una larga temporada por aquí"
- ... del Conformista

"¿Estoy muerto? No sé, igual sí; ¿o no?
- ... del Inseguro

"Ya sabía que este momento iba a llegar tarde o temprano"
- ... del Listo

"Ahora puedo decir que soy el más guapo del lugar"
- ... del Narcisista

"La próxima cerveza la pago yo"
- ... del Tacaño

"Un nuevo y excitante viaje acabo de emprender. El destino, desconocido todavía"
- ... del Viajero

Pérdida de Memoria

A veces pienso que mi historia está escrita de antemano, que mi vida adolece de libertad. Tengo la sensación de que todos son conscientes de lo que soy menos yo. La gente me para por la calle y me da las gracias, dicen que saben que estaré ahí para salvarles la vida de nuevo y yo no entiendo nada. Quizá sea esta capa roja que llevo a mis espaldas, no sé cómo ha llegado ni sé cómo quitármela. Y el caso es que tengo un vago recuerdo de haber pasado toda la noche volando…


El Camino del Olvido


Tengo miedo
de mirar hacia atrás
y descubrir
que las almas
de todos los cuerpos abandonados
en el Camino del Olvido
me persiguen
para preguntarme
por qué no hice nada.

Y corro temeroso
buscando un lugar
donde refugiarme
donde estar a salvo
en paz con mis pensamientos.

Pero sólo huyo...

Tengo miedo
de abrir los ojos
y descubrir
que no estoy ciego
miedo de ver las almas
de todos los cuerpos abandonados
en el Camino del Olvido.

A Quemarropa


La ceremonia llegó al punto culminante cuando los pretendientes y enamorados (hasta que se demuestre lo contrario) se dan el “sí quiero”.
El Silencio hecho un manojo de nervios se mordía las uñas que carecía y hasta las estatuas de la catedral se esforzaban en no pestañear.
De repente, la puerta de entrada se abrió de par en par y a contraluz se dibujó el contorno de una mujer. Vestida de blanco, con un ramo de rosas en una mano y empuñando una “Magnum” en la otra, corrió hacia el altar. Los asistentes, como si una ola trágica representaran, se fueron abalanzando al suelo asustados por tal aparición y la novia, agarró la “media-mano-naranja” de su prometido.
¡Hasta el Silencio tiritando de miedo acabó por emprender la huída!
La fiesta se convirtió en un caos y la culpable, dirigiendo la mirada al novio disparó primero hacia la cúpula amenazando a quién no se callara y alzando la voz, prosiguió con una frase premonitoria de lo que a continuación sucedería:
- ¡Tú lo quisiste, elegiste otro camino y yo me casaré con la muerte!
Y de un certero y seco disparo a quemarropa, cayó fulminada, con el corazón hecho trizas.

Puppis


Las llamas de las velas iluminan las cartas que previamente ha mezclado la vidente. Ésta es conocida en el mundo del Tarot por ser infalible en sus predicciones.
- “… en el amor se avecinan buenos tiempos para usted. Claramente veo que va a encontrar a su media naranja. Y justamente las hadas del amor me conducen hasta la Constelación Puppis, a unos 6.500 años luz de la Tierra…”

Mensaje Indescifrable


Año 3000. Una tripulación procedente de una civilización extraterrestre, lejana siglos-luz, tras esquivar numerosos meteoritos y atravesar otros tantos agujeros negros, se aproxima a la atmósfera de la Tierra. Su radio-control recibe un mensaje indescifrable a pesar de su avanzada inteligencia:
“hl akabo d llegar si kiers haz 1 clgo y voy, si n t veo mña xa ir al insti pq sta noxe s tard. A2”

Incredulidad


A pesar de mi gran miedo y rechazo a las agujas (belonefobia, según mi médico), te he demostrado que mis sentimientos hacia ti son verdaderos, que me tienes locamente enamorado y mi vida sin ti no tiene sentido. Pero ahora me dices que sigues sin creértelo, que igual que tu nombre me tatué antes otros cinco y que mis esfuerzos son por interés propio. ¡Ay amor!





Participación en el concurso de agoste de la web http://minificciones.com.ar/

En la habitación de los niños


El alboroto que procedía de la habitación de sus hijos apenas le permitía concentrarse en la lectura del libro, pero pensó que por fin se estaban divirtiendo juntos y decidió seguir con su tarea. El vocerío y los gritos fueron en aumento y se empezó a preocupar cuando oyó ruidos de disparos. Entonces sí, dejo todo y corriendo se apresuró hacia la habitación viendo un panorama dantesco: los hermanos Dalton tenían acorralado al pequeño Lucky Luke y Joe lo estaba maniatando a una silla.

Diosa de la Montaña


Diosa de la Montaña
eclipsas con tu belleza
la cordura de los pobres mortales.
A ti acuden
en busca de los secretos
que escondes.
Y cuando fascinados
y enamorados
a golpe de piolet
acarician tu piel,
cuando entregados
al ritmo de tu melodía
ascienden las curvas rectas y empinadas
de tu cuerpo,
les “regalas” un beso
que les duerme
en un profundo sueño
hasta la eternidad.

Citas Tengo Miedo



Tengo miedo. Veo sombras que se acercan a una velocidad vertiginosa y sin embargo la mía se aleja de mí a velocidad aún más vertiginosa.
Entre sombras

Tengo miedo de tener miedo
El colmo del miedo

¡Qué miedo tengo al agua!
El Fuego

Tengo miedo de convertirme en algo tan vulgar como el ruido
El Sonido

Tengo miedo a quedarme parado, pues sería mi fin
El Tiempo

Tenemos miedo a quedar encerradas en un paréntesis
Las Letras

Alí el Químico


Alí el Químico, es además famoso por su faceta de escritor e infatigable contador de historias. Un día en su laboratorio, aplicaba sus conocimientos de alquimia en un experimento para el cual mezcló las hojas de varios cuentos infantiles. El resultado no fue el esperado y ahora no sabe cómo repararlo. El contenido de dichos cuentos ha cambiado: el príncipe besa a la rana convirtiéndose en la abuela de Caperucita; Blancanieves abandona a los Siete Enanitos para irse con los Tres Cerditos; cuando Hansel y Gretel mienten les crece la nariz de madera como a Pinocho; a las doce de la noche la carroza de Cenicienta se convierte en chocolate; El Lobo Feroz se encuentra a la Bella Durmiente tumbada e inconsciente en la espesura del bosque y al darle un beso la despierta, pero del susto vuelve a dormirse para siempre; Rapunzel queda atrapada en una torre a manos de la malvada hechicera y quién va a rescatarla es Peter Pan…
¡Vaya lío que tiene Alí!

Jugar "a médicos"


Pascual se encontraba en la camilla de un hospital a punto de ser intervenido de una grave enfermedad. María, su amiga de la infancia, se había convertido en una célebre cirujana, y casualidades de la vida, como cuando jugaban “a médicos”, de ella dependía que Pascual se curase o no. Entonces era con un beso en la mejilla; ahora necesitaría algo más.